Ropa inteligente


¿Qué son?

La ropa inteligente es una parte fundamental y en pleno desarrollo del Wearables Technology. Son prendas, aparentemente normales, pero que llevarán integradas en el tejido funciones muy útiles para nuestra vida o trabajo. Como por ejemplo conectar mediante bluetooth nuestros movimientos a un dispositivo móvil, medir nuestro ritmo cardiaco, calorías quemadas o el nivel de dióxido de carbono en el aire. Éstas y muchas más opciones son las que nos ofrecen este tipo de indumentaria.

¿Cómo pueden ayudarnos?

Son muchas las funciones que nos ofrece la ropa inteligente en nuestro negocio. Que algo tan cotidiano como una simple prenda de vestir nos ofrezca útiles aplicaciones es algo que puede hacer que nuestro negocio se coloque un paso por delante del resto, ya que sin apenas esfuerzo podemos estar haciendo un trabajo que manualmente podría ocuparnos mucho tiempo.

Estas prendas nos ofrecen la posibilidad de llevar acabamos acciones más complejas con un hecho tan sencillo como abrocharnos un botón. Podríamos iniciar una aplicación necesaria en nuestro entorno laboral con tan solo ponernos la capucha de la chaqueta.

Por otra parte nos da la opción de detectar bacterias o microorganismos perjudiciales en el aire, utilidad muy eficaz en un ambiente en el que se trabaje con sustancias peligrosas como un hospital o un laboratorio.

Esta prenda incorpora unas conectividades que llegan hasta el teléfono móvil. Con ella puesta el usuario puede realizar algunas funciones (limitadas, eso sí) como controlar el volumen del reproductor de música, establecer llamadas telefónicas o recibir impulsos desde la aplicación Google Maps, algo útil por ejemplo cuando caminas y necesitas orientarte. Una operación más rápida que requerir la extracción del terminal del bolsillo y hacerlo de manera manual. El proyecto tiene en claro lo que pretende hacer: diseñar prendas tecnológicas o inteligentes. El secreto de esta «cazadora» se encuentra en sus 15 hilos conductores que van entretejidos en la tela y que confieren sensibilidad al tacto.

Esta primera chaqueta vaquera de estilo «vintage» está, por ahora, disponible únicamente en algunos puntos de venta en EE.UU. Su precio, algo descabellado, la verdad: 350 dólares. Una cifra que la convierte, de facto, en moda exclusiva y diferencial. Como los teléfonos móviles inteligentes en sus inicios. No deja de ser un experimento curioso que, más allá de de su intencionalidad, ambas marcas ya han logrado lo que pretendían, un reclamo publicitario.

 

¿Cuáles son sus beneficios para la salud?

La industria textil se sumó a las ramas que incorporaron las nuevas tecnologías nano a sus productos. Mediante el desarrollo de “ropa inteligente”, muchas marcas han lanzado productos que permiten obtener información muy útil sobre nuestra salud.

Si bien esto viene ocurriendo desde hace algunos años, la ropa inteligente estaba principalmente dirigida a deportistas, que a través de estas prendas podían conocer su ritmo cardíaco y pulsaciones, las calorías quemadas y la fluctuación de otros signos vitales. Sin embargo en la actualidad muchas empresas e institutos tecnológicos están trabajando en el desarrollo de indumentaria de uso general que podría ser muy útil para salvar vidas.

Uno de los proyectos más ambiciosos es la confección de ropa para bebés. Este producto, que a simple vista no se diferencia de un “enterito” tradicional, permite monitorear los signos vitales del bebé y así alertar a los padres cuando se presenta alguna irregularidad que pueda preanunciar la tan temida muerte súbita.

Otra de las novedades que se dio a conocer recientemente es el corpiño deportivo con diseño anatómico que presenta un sistema de pantallas capaz de realizar un scan sobre la mama e identificar posibles signos de cáncer. Este producto, que sería lanzado al mercado en 2015, cuenta con algunos detractores, que indican que la única forma precisa para reconocer señales de cáncer de mama es la mamografía de rutina. En este sentido, los especialistas remarcan que el uso de este corpiño debería ser complementario a dicho estudio, pero nunca utilizado como un sustituto para el mismo.

Ventajas:

– Combinación perfecta entre comodidad y utilidad.

software-empresas-smartwatches- Aumento en la prevención de posibles enfermedades.Podemos conocer la información vital de la persona que las lleva.

– En entornos de trabajo de riesgo podemos minimizar y prevenir un accidente. También poder avisar de un incidente o cambio en las constantes vitales del trabajador.

Oportunidades:

– Prendas que están en plena evolución lo que nos permitirá llevar a cabo multitud de ideas innovadoras.

– Capacidad de adaptar las funciones ya creadas a nuestras necesidades en el trabajo.

– Posibilidad de realizar acciones que se repiten frecuentemente de forma sencilla e intuitiva.

 

Comercialización

Imagen del dispositivo vestible de muñeca ZYPAD de Arcom Control Systems

La llegada de los dispositivos vestibles al mercado de masas fue intentada por empresas como Xybernaut y ViA, Inc. aunque con escaso éxito. Xybernaut intentó alianzas con grandes empresas como IBM y Sony con la idea de llevar los vestibles al consumidor medio, pero en 2005 y en medio de una investigación federal y un escándalo financiero entró en bancarrota Chapter 11. ViA, Inc. también quebró en 2001. En 1998 Seiko sacó al mercado Ruputer, un reloj inteligente con un tamaño considerable con escaso éxito.

En 2001 IBM desarrolló y presentó dos prototipos de reloj inteligente usando Linux como sistema operativo. Lo último que se supo fue 2004, diciendo que costaría 250$ pero hasta la fecha no ha visto la luz. In 2002 Fossil, Inc. anunció su Fossil Wrist PDA, usando Palm OS. Su fecha de lanzamiento era veranos de 2003, pero fue retrasada varias veces hasta que finalmente salió al mercado el 5 de enero de 2005. Timex Datalink es otro ejemplo de vestible. Hitachi lanzó su dispositivo vestible en 2002 al que llamó Poma. Eurotech comenzó a fabricar ZYPAD, un vestible de muñeca con pantalla táctil GPS, Wi-Fi y conectividad Bluetooth y que tienen la capacidad de ejecutar numerosas aplicaciones propias.12​ En 2013 el MIT desarrolló un vestible capaz de medir la temperatura corporal y ese tipo de sensores se están incorporando en gran cantidad de prototipos.13​ En 2015 se produce el lanzamiento del Apple Watch, reloj inteligente al cual se considera clave en el fuerte crecimiento que experimenta en esos momentos el mercado de la tecnología ponible.14

Historia

En el sentido amplio del concepto los primeros vestibles podrían ser fechados hace varios siglos y englobar objetos como los primeros ábacos en collares o anillos en el siglo XVI, el primer reloj de pulsera fechado en 1810 y fabricado por Breguet para la Reina de Nápoles o el dispositivo oculto en zapatos que usaron Thorp y Shannon para hacer trampas en las ruletas de los casinos en las décadas de los 60 y 70.8​

Entendiendo vestible solo como aquel dispositivo electrónico capaz de ser programado por el usuario para realizar acciones complejas el primero lo inventó Steve Mann al final de la década de los 70.9​10​11​

Steve Mann, profesor de la Universidad de Toronto, fue aclamado como el padre de los dispositivos vestibles y el primer participante virtual en el debate del ISSCC, por el moderador Woodward Yang de la Universidad de Harvard (Cambridge Mass.). — IEEE ISSCC 8 de febrero de 2000

Desde hace unos cuantos años, están planteándose como herramientas de uso para mejorar la calidad de atención de los pacientes, y están siendo objetivo de deseo por la industria sanitaria para ver su posible comercialización.